Copy
Ver este email en tu navegador

Hola <<Nombre>>,

La asignación de las clases de activo es el arte de combinar activos para conseguir la máxima rentabilidad para un determinado nivel de riesgo. Con activos más diversificados para cada nivel de riesgo, se puede de construir una cartera que tiene una rentabilidad esperada mayor cualquiera que sea el nivel de riesgo elegido.

Una vez identificadas las clases de activo que hemos visto en varios correos anteriores, hemos de ver cómo vamos a obtener los pesos de cada clase para cada perfil. El proceso se divide en dos pasos:

  1. Definir el peso total de acciones y bonos de cada perfilado. Para este paso existen dos opciones diferentes: se puede establecer un peso objetivo para cada perfil (por ejemplo, el perfil 1 10% de acciones, el perfil 2, 20% de acciones, etc…) o se puede utilizar el modelo de Markowitz. En este segundo caso, se define el nivel de riesgo mínimo (volatilidad) que queremos que tenga la cartera más conservadora y el nivel de riesgo máximo que queremos que tenga la cartera más agresiva, el número de perfiles que queremos tener y dejamos que el algoritmo de optimización establezca los pesos de acciones para cada perfil (es necesario estimar la rentabilidad y riesgo de las diferentes clases de activo, ver debajo). La ventaja de utilizar Markowitz es que te aseguras que la diferencia de riesgo entre el perfil 1 y el 2 es el mismo que entre el perfil 2 y 3 (mientras que la opción primera no asegura esto), pero la desventaja es que es un proceso más complejo de realizar y explicar.
  2. Repartir el peso de acciones y bonos entre las diferentes clases de activo correspondientes. Para este paso, la mejor opción es dar cada clase de activo el peso que tiene. Por ejemplo, si las acciones de Estados Unidos pesan un 55% en la capitalización global, entonces el peso debería ser cercano al 55%. Puede no coincidir perfectamente porque la fiscalidad hace que ciertas regiones sean menos interesantes para ciertos inversores. Por ejemplo, como inversor en fondos europeos, se pierde el 30% del dividendo de las acciones de Estados Unidos. Esto hace que sea necesario reducir algo el peso óptimo que define el mercado. En el caso de los bonos, el procedimiento es similar aunque existen más opciones de cómo definir la importancia de una clase de activo (se puede tener en cuenta el importe emitido de bonos o el valor de mercado de estos)

En el caso de que sea necesario utilizar el modelo de Markowitz, los ingredientes que se necesitan para encontrar los pesos de cada clase de activo para un nivel de riesgo concreto, son:

  • El perfil inversor del cliente
  • La rentabilidad esperada a largo plazo de cada clase de activo
  • La matriz de varianzas y covarianzas de las clases de activo (riesgo)

Estos datos se obtienen por un lado, observando el pasado, y por otro lado incluyendo expectativas sobre el futuro y analizando los pesos de mercado.

El modelo de Markowitz establece una relación entre la rentabilidad que esperamos obtener con cada clase de activo y el riesgo que la inclusión del mismo aporta a la cartera. De esta manera, podemos obtener la cartera que, para un nivel de riesgo prefijado, nos puede ofrecer la mayor rentabilidad esperada.

Estimación de rentabilidad y riesgo a largo plazo de cada clase de activo

Rentabilidad esperada

Para realizar la asignación de activos, lo primero que hay que realizar es estimar una rentabilidad anual media a largo plazo para cada clase de activo. Esta estimación se basa en las estimaciones disponibles de las grandes casas de gestión, en la rentabilidad histórica de cada clase de activo y en las perspectivas macroeconómicas a largo plazo. Estas rentabilidades esperadas tienen un horizonte de inversión de más de 10 años y se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  • Para las clases de activo de bonos, se tiene en cuenta principalmente el tipo de interés a largo plazo. Por ejemplo, si los bonos del gobierno alemán actualmente ofrecen un tipo de interés del 1%, la rentabilidad esperada de este activo será un 1%.
  • En el caso de las acciones, se pueden utilizar diferentes modelos como el de Gordon-Shapiro. Una buena opción también es calcular un promedio de las expectativas de rentabilidad de largo plazo de las grandes casas de gestión como Vanguard, JP Morgan, Franklin Templeton y State Street Global Advisors (SSGA).
Riesgo esperado

El riesgo de una clase de activo por si sola se estima con su volatilidad histórica. Luego, el riesgo de esta misma clase de activo dentro de una cartera se estima con su volatilidad histórica y su correlación con cada una de las otras clases de activo. Las volatilidades y correlaciones esperadas se estiman habitualmente en base a las volatilidades y correlaciones históricas.

Las expectativas de rentabilidad y volatilidad que tenemos asignadas a las diferentes clases de activo en el momento actual las puedes consultar en nuestra nuestra página de modelo de gestión.

Como puedes observar en el enlace, el incremento de peso en acciones entre los diferentes niveles de riesgo no es constante así que hemos utilizado el método de Markowitz. El peso que tiene cada una de las diferentes regiones de acciones es similar al peso que tienen en la capitalización global, pero hemos aplicado un límite del 35% para las acciones de Estados Unidos (para tener en cuenta la pérdida de parte del dividendo como inversor europeo y para garantizar la diversificación).

Este asignación de activos resulta en carteras diversificadas en más de 100 países y en más de 5 mil posiciones (2 mil participaciones en empresas y 3 mil bonos) que incluyen también una cierta exposición a deuda de gobiernos en Europa, deuda garantizada ligada a la inflación y deuda de grandes empresas con sede en Europa.

Estamos a tu disposición para comentar cualquier duda o sugerencia que puedas tener por email (en respuesta a este mensaje), por chat en nuestra página o por teléfono (de lunes a viernes, de 9 a 14h y de 15 a 18h, al 900 431 282).

Twitter
LinkedIn
Facebook
Website
Recibes este mensaje porque eres cliente, o empezaste el proceso de alta de cliente, de Indexa Capital.
¿Quieres modificar tu suscripción?
Puedes actualizar tus preferencias o darte de baja de estos emails de formación financiera

Indexa Capital A.V, S.A.
C/ Serrano 213, 1º, A4
Madrid, 28016
España

Agencia de Valores autorizada y supervisada por la CNMV, nº257