Copy
Ver este email en tu navegador

Hola <<Nombre>>,

En esta nueva entrega de nuestra serie de formación financiera, vamos a analizar el riesgo de liquidez de los mercados financieros. El riesgo de liquidez es de acuerdo con Investopedia:

El riesgo derivado de que una inversión que no pueda ser comprada o vendida con la suficiente rapidez para evitar o minimizar una pérdida.”.

O dicho de otra manera es el riesgo de que quieras vender un activo para hacer liquidez y no haya nadie al otro lado para comprarlo, independientemente del precio. Es un riesgo muy importante, ya que no podrás hacer líquida tus inversiones y esto afectará a tu capacidad de gasto.

Cada activo tiene un riesgo de liquidez diferente que depende del tamaño de la inversión y del número de inversores que participan en la misma. Cuanto mayor es el tamaño de la inversión o el número de inversores, mayor será la liquidez de la inversión. Esto es muy intuitivo: si quieres vender un activo que solo tu posees (por ejemplo, una casa) será necesariamente más difícil de vender que unas acciones, donde hay miles o millones de personas involucradas y potencialmente interesadas.

La siguiente lista ordena aproximadamente de mayor a menor la liquidez de los diferentes activos (los más líquidos están arriba y los menos líquidos abajo):

  • Acciones de grandes empresas cotizadas
  • Bonos de gobiernos
  • Bonos corporativos de alta calidad crediticia
  • Acciones de empresas pequeñas cotizadas
  • Bonos corporativos de baja calidad crediticia
  • Inmobiliario
  • Capital riesgo
  • Emisiones privadas de deuda (estructurados)

Si inviertes en un fondo de inversión, para conocer la liquidez del mismo, hay que analizar en qué invierte este fondo. Si el fondo invierte en acciones de grandes empresas cotizadas, el fondo podrá hacer frente a reembolsos mucho mayores que si invierte en pequeñas empresas cotizadas. Por ejemplo, un fondo indexado sobre el índice S&P500 o MSCI Europe tiene un riesgo de liquidez muchísimo menor que un fondo value que invierte en pequeñas empresas cotizadas.

Los fondos suelen mantener un pequeño porcentaje del fondo en efectivo para poder hacer frente a los reembolsos diarios. Si un día se reciben reembolsos superiores a ese colchón, el fondo deberá vender a mercado parte de sus inversiones (bonos o acciones) para poder hacer liquidez y dar el dinero a los partícipes que están vendiendo. En caso de ser un activo con baja liquidez, puede ocurrir que el valor liquidativo se vea afectado o que directamente no se pueda hacer frente a los reembolsos solicitados por algunos partícipes, y que los partícipes que quieren vender tengan que esperar varios días a recibir el dinero.

Para evitar este impacto negativo en los partícipes que no venden, algunos fondos de inversión aplican pequeñas comisiones de entrada en beneficio de todos los participantes existentes del fondo. De esta manera, los costes de transacción por la iliquidez la asumen los nuevos partícipes.

Hay que tener el riesgo de liquidez muy en cuenta a la hora de construir una cartera de inversión. Para las carteras de fondos, que son reembolsables en cualquier momento, conviene invertir mayoritariamente en clases de activo con una elevada liquidez: acciones de grandes empresas cotizadas, bonos de gobiernos y bonos corporativos de alta calidad crediticia. De esta manera el partícipe apenas se verá afectado si decide reembolsar su participación. Por otro lado, conviene elegir fondos de inversión de gran tamaño para que el efecto de un partícipe pueda pasar sin efecto. Es recomendable buscar fondos que tengan un patrimonio de al menos 1.000 millones de euros.

Como último comentario, es habitual oír críticas sobre el potencial problema de iliquidez en los ETFs que se negocian en el mercado y del riesgo de que el valor del ETF se desvíe del valor de los activos subyacentes en los que invierte el ETF.

En caso de que estemos hablando de un ETF con mucho volumen de negociación, difícilmente podrá llegar a ser un problema significativo. Por ejemplo, el ETF “SPDR S&P 500 ETF” negocia unos 15.000 millones de dólares diarios. Con este volumen de negociación cualquier operación que se desvié mínimamente del valor de los subyacentes rápidamente se revertiría.

El caso de ETFs que no tienen tanto volumen de negociación, pero invierten en activos líquidos, será un problema de muy corto recorrido ya que en cuanto esta diferencia sea lo suficientemente grande como para cubrir los costes de transacción y generar un beneficio, los arbitrajistas entrarán a negociar el subyacente contra el ETF y cerrarán la diferencia.  Puedes ver como ejemplo el gráfico del “flash-crash” (colapso o desplome relámpago en español) de en un ETF que invierte en las acciones del S&P500 equiponderado (y por tanto tiene menos liquidez que el S&P500):

Por último, si el ETF invierte en activos más ilíquidos entonces podrá darse una diferencia mayor, pero eventualmente el precio acabará reflejando el valor de los subyacentes. Si inviertes en fondos indexados no cotizados (no ETFs) o en ETFs extremadamente líquidos y no operas en momentos de estrés, estas ineficiencias del mercado, no te afectarán.

En Indexa

Minimizamos el riesgo de liquidez porque solemos invertir en los fondos indexados con mayor volumen del mercado. Seleccionamos los fondos de inversión en los que invertimos nuestras carteras de fondos, y los ETFs en los que invierten nuestros planes de pensiones o de EPSV, en función de tres criterios, que suelen estar altamente correlacionados: sus bajas comisiones, su tamaño y su tracking error (la calidad de su seguimiento del índice). En este momento los fondos y ETFs en los que invertimos tienen un volumen de entre 500 millones de euros y 250.000 millones de euros por fondo.

Estamos a tu disposición para comentar cualquier duda o sugerencia que puedas tener por email (en respuesta a este mensaje), por chat en nuestra página o por teléfono (de lunes a viernes, de 9 a 14h y de 15 a 18h, al 900 431 282).

Saludos,

Equipo Indexa

Twitter
LinkedIn
Facebook
Website
Recibes este mensaje porque eres cliente, o empezaste el proceso de alta de cliente, de Indexa Capital.
¿Quieres modificar tu suscripción?
Puedes actualizar tus preferencias o darte de baja de estos emails de formación financiera

Indexa Capital A.V, S.A.
C/ Serrano 213, 1º, A4
Madrid, 28016
España

Agencia de Valores autorizada y supervisada por la CNMV, nº257