Copy
#chiquitaroom
 
Queridas personas:

¿Cómo estáis? Yo hoy me encuentro triste y lloraría ríos. No puedo acompañar esta tarde a mi querida Teresa Estapé, en la presentación de su proyecto Unjewelry, como artista invitada a la exposición "Les bijoux indiscrets" de la galería Bernhard Bischoff en Berna. Suiza impuso cuarentena la semana pasada para los viajes procedentes de Barcelona y el vuelo de esta mañana se ha ido sin mí. 

Siempre me ha gustado la expresión inglesa cry me a river porque soy muy llorona. Desde niña. Una vez mi abuela Digna me mandó a llorar a la habitación diciéndome que volviera cuando hubiera terminado. Al buen rato (habría pasado más de media hora), fue a buscarme y yo le dije, todavía entre lágrimas, que aún no había acabado. Pienso que esas palabras me representan, porque llorar un río es lo que literalmente siento cuando no puedo evitar el desagüe de mis ojos. Las lágrimas se abren paso a toda costa, el agua no puede dejar de correr. Es como si la canción popular mexicana "La Llorona" fuera spéciale dédicace para servidora. Y si puedo elegir, me la pido en voz de Lhasa de Sela, ese ángel que nos visitó durante un ratito y solo tuvo tiempo de publicar tres álbumes maravillosos.


A propósito de ríos, Andrea Fernández-Vegal, una grande del equipo chiquito, ha escrito este texto precioso sobre la historia del Misisipi: cómo cambió su curso de repente y cómo la mano humana interrumpió de un sopapo el diálogo que mantenía con sus amigos los árboles, que abrazaban el lecho del río con sus raíces, afianzando la tierra y enmarcando su cauce. Os gustará la lectura de esta historia. Quizá lloréis ríos también, como los hombres (uno en cabecera) que ella misma imagina en collage.

Para redimir mi tristeza de hoy, os enseño algunas otras joyas que había metido en la maleta. 

 
👉 Alucinaréis con esta preciosidad de vídeo que Teresa Estapé creó para el proyecto Unjewelry, cuestionando la propia disciplina desde el punto de vista cultural, con la mirada puesta en la sociedad post-capitalista y sus hábitos de consumo. Hay que verlo con sonido, os lo ruego. A partir de un proceso de sustracción, Teresa deja la joya a un paso de su desaparición o ruptura. Están hechas en oro de 24 kilates, oro puro, que no suele trabajarse dado su elevado precio y su excesiva ductilidad. Son creaciones que responden a la condición de joyería y están elaboradas con el conocimiento propio del oficio, pero vulnerando los códigos de funcionalidad, durabilidad y visibilidad con la intención de provocar extrañeza: un instante de desconcierto para reflexionar sobre la dicotomía entre precio y valor, como hizo en la exposición Oro, papel, diamante.

Yo hoy celebro entre lágrimas que las joyas se vean de nuevo en una galería de arte, este caso la Bernhard Bisschoff de Berna, gracias a la invitación del artista y comisario Erich Weiss para la exposición "Les bijoux indiscrets". El título se refiere a una famosa litografía de René Magritte, que tomó prestado del libro erótico-alegórico, firmado por Denis Diderot en el que Louis XV, representado como el sultán Mangogul de El Congo, hace hablar a los genitales femeninos gracias a un anillo mágico. Casi nada. 

 
 
👉 Como lectura veraniega sí os recomiendo Modern Nature, de Derek Jarman. Esta frase, recogida en la publicación y exposición To talk about trees por Sara Agudo Millán, pertenece al libro. 

Modern Nature se publicó por primera vez en 1991. Se basa en los diarios de Jarman y comienza con la compra de Prospect Cottage, a la sombra de la central nuclear de Dungeness, el 1 de enero de 1989 y utilizando la herencia de su padre. Construir el jardín en Dungeness es una de las historias del libro y sus diarios. Dungeness no era en realidad un lugar prometedor para un hombre de plantas, pero, como en gran parte de sus proyectos cinematográficos y artísticos, consigue crear el jardín con un presupuesto limitado.

El título del libro proviene de una conversación que Jarman mantuvo con la artista Maggi Hambling, explicando que sus intereses hortícolas no cuadraban con los de un naturalista victoriano. Ella le dice: "Usted ha descubierto la naturaleza moderna". Un nombre perfecto para el libro, que abarca el jardín de Prospect Cottage y también la situación de Jarman como un hombre gay que se ocupa de su estado de salud, enfermo de sida, y de su vida como artista. Sus palabras están permeadas por la muerte, tanto la suya propia, inminente, como las de sus amistades. Aún así, lejos de ser un libro sombrío, es una devoción a la vida. Desde aquí, un abrazo fuerte, Derek. Qué felicidad que se haya podido conservar tu jardín.

 

🎧 Hoy va una playlist fluvial para la despedida. 12 temas que nos acercan al río, para llorar o ver el agua correr. Cuidaos, personas queridas. 

Con amor,
Chiquita 

💌 Si te ha gustado leer, puedes reenviar esta carta.

📅 También puedes chafardear misivas anteriores. 

📌 Si aún no te has suscrito, puedes hacerlo aquí
 
📸 Créditos
1. Hombre que llora un río | Andrea Fernández-Vegal Avilés
2. Unjewelry | Teresa Estapé   
3. Parte del mural de la exposición To talk about trees | Sara Agudo Millán 
4. Derek Jarman en Prospect Cottage | Art Fund © Howard Sooley 
Facebook
Facebook
Instagram
Instagram
Vimeo
Vimeo
Copyright © 2020 Chiquita Room